Buscar
  • AGROTECNOLÓGICA

Debate Agrotecnológica: viticultura regenerativa al cambio climático

El diálogo ha sido de nuevo el protagonista en el ‘speaker corner’ de Agrotecnológica. De la mano de Agromillora se ha celebrado una mesa debate en la que se ha analizado la viticultura regenerativa al cambio climático.


La denominada viticultura regenerativa busca impulsar un cambio de paradigma en la gestión de los viñedos en España, basado en el ciclo del carbono para regenerar los suelos, frenar la erosión, fomentar la biodiversidad y luchar contra el cambio climático.



El efecto del cambio climático

Los efectos del cambio climático hacen que “las plantas de la viña tienen problemas para vivir en determinados ambientes. Esto las convierte en más propicias para sufrir enfermedades”, apuntaba Mauro Pizzuto, responsable de VCR para España.


La compañía de origen italiano ha puesto en marcha numerosas investigaciones de mano de universidades italianas para desarrollar portainjertos que sean capaces de mejorar el cultivo de la vid. “Estos portainjertos se han probado en zonas italianas con muchas lluvias en primavera y mucho calor en verano con buenos resultados”, señalaba Pizzuto.


Por su parte, José Ramón Lissarrague, profesor de viticultura de la UPM, señalaba la necesidad de plantearse objetivos y soluciones: “Existen tres tipos de actuaciones frente al cambio climático: primero, emigrar y abandonar tus zonas de producción; segundo, ir a las medidas a medio plazo que cambien la viticultura, como las nuevas plantaciones desarrolladas de diferente forma que antaño, y en último lugar, a corto plazo: modificar tus intervenciones en verde, el uso de fitosanitarios, alejarse del suelo, sistemas de conducción no posicionados, etc. Las medidas a medio plazo son las verdaderamente interesantes para adaptarse al mercado”.


El asesor vitícola de Vineaterrem, Emilio Peiro se ha mostrado muy favorable a la viticultura de regeneración. “Hay que incorporar soluciones naturales que nos ayuden a recuperar la vida en el suelo. La viticultura de regeneración es mirar un poco más a nuestros pies, al suelo”, destacaba. Peiro también recordaba que “nos tenemos que olvidar de la antigua gestión que hemos hecho del viñedo y dejar de centrarnos únicamente en la parte económica”.



La investigación, clave

“Muchas cosas han cambiado. Tanto la normativa como la sociedad nos exigen ser más respetuosos con el medio ambiente. Ahí la investigación es muy importante, apoyándonos en las nuevas tecnologías”. Así se mostraba José Antonio Rubio, jefe de la unidad de Cultivos Leñosos del ITACYL. El investigador también ha destacado el carácter de “seres vivos” de las plantas y la necesidad de ser “más suaves con ellos”.

¿Qué hacen las bodegas?

La tendencia de las bodegas va orientada hacia la sostenibilidad. En este sentido, Pedro Ruiz, CEO de Alma Carraovejas, ha señalado que “el cambio climático no es una cuestión de discusión, hay parámetros objetivos que nos dicen que las cosas han cambiado. El vino no es solamente la cepa, si no todo el entorno que rodea el viñedo.”

La ecología y la sostenibilidad están presentes en el ADN del grupo empresarial. Entre sus acciones, están “recuperando en Galicia el trabajo en mimosa, estamos trabajando en el cuidado de los suelos, investigando en la forma de la poda por ejemplo para sombrear el racimo, hablamos de estudio de flora y fauna para integrarlo en nuestro trabajo, entre otras medidas”, ha destacado.

En esta transformación del sector, es clave que el viticultor y la industria vayan de la mano para “que los números nos salgan a ambos”, opinaba Ruiz. “Desde Vitartis, estamos desarrollando un proyecto de jornadas de la mano de CAMPOCyL, ITACYL y el Banco Santander en el que integramos todos los eslabones de la cadena bajo la premisa del diálogo”, ha concluido el también presidente de Vitartis.


Por su parte, Eloy Álvarez, director técnico de viticultura de Grupo Yllera, ha señalado que la compañía “tiene muy claro que tenemos que adaptarnos al cambio climático y poner un granito de arena para frenarlo. No podemos cambiar nuestra localización ni nuestras variedades autóctonas, estamos intentando transmitir a los viticultores que hay pequeñas cosas que podemos hacer para luchar contra esto: la gestión del riego, las cubiertas vegetales.”


Desde su punto de vista, los viticultores ven en la viticultura regenerativa “una serie de impedimentos y trabas a su trabajo”. En este sentido, el papel de las administraciones es clave. Son ellos los que tienen que imponer la normativa.


La visión del viticultor


“Yo estoy en la viticultura ecológica desde hacer unos siete años por convicción. Ahora nos están obligando, tanto a nivel normativa, como por las exigencias de la bodega”, afirmaba el viticultor Juan Ruiz.


“El mercado nos obliga a los viticultores a producir con técnicas ecológicas, pero muchos de nosotros no tenemos conocimiento de manejo en este sentido. Además, no se valora el precio del ecológico en zonas como la de Rueda. Nosotros tenemos que asumir mayores costes en tratamientos en ecológico, pero ese plus no se refleja en los costes”, se ha lamentado.


Para concluir, el profesor de viticultura de la UPM, ha hecho un llamamiento a la coexistencia de los varios tipos de viticultura existentes:Tenemos que vivir una viticultura variada y no excluyente. La viticultura muy mecanizada tiene que convivir con otra viticultura más respetuosa con el medio ambiente, teniendo en cuenta la rentabilidad del sector”.