Buscar
  • AGROTECNOLÓGICA

A debate: innovación genética y sostenibilidad ecológica en viticultura

El diálogo ha sido el protagonista en el ‘speaker corner’ de Agrotecnológica. De la mano de Agromillora se ha celebrado una mesa debate en la que se ha analizado la innovación genética y la sostenibilidad ecológica en viticultura.


El diálogo ha sido el protagonista en el ‘speaker corner’ de Agrotecnológica. De la mano de Agromillora se ha celebrado una mesa debate en la que se ha analizado la innovación genética y la sostenibilidad ecológica en viticultura.


Las restricciones en el uso de fitosanitarios, marcadas por la normativa europea, en el contexto a la Agenda 2030, chocan en muchas zonas vitivinícolas con patologías constantes o endémicas, como el oídio o el mildiu, que requieren el uso de numerosos tratamientos fitosanitarios.


Innovación genética en la vid


Agromillora-VCR coordina un proyecto de investigación que busca desarrollar nuevas variedades con genes de resistencia a estas enfermedades. Los trabajos se desarrollan en centros de investigación de Vitoria, el Penedès (Cataluña), valle de Baztán (Navarra) e Itacyl (Valladolid).


Tenemos un ensayo de evaluación de nueve variedades resistentes a oídio y mildiu. “Hay alguna variedad muy prometedora, que ofrece resultados de reducción de tratamientos de en torno a un 75%”, señalaba Enrique Baraja, del ITACYL. “Hemos realizado algunas vinificaciones que también son muy interesantes”, añadía.


La tendencia del mundo de la viticultura es hacia el ecológico. “La legislación europea nos lleva a la reducción de fitosanitarios en la medida de lo posible. En las investigaciones llevadas a cabo en el proyecto con Agromillora, no estamos utilizando estos productos”, explicaba Ana Díez, investigadora de NEIKER.



“No siempre se busca la producción, pero hay variedades que sí ofrecen buenos rendimientos en este sentido”, aclaraba la representante de NEIKER.

El cultivo de variedades resistentes


VCR ha trabajado en colaboración con las universidades italianas durante 12 años en el desarrollo de variedades mejoradas a través de variedades locales. Gracias a estas variedades, se ha pasado de 17 a cuatro o cinco tratamientos por cada campaña.


“Las variedades que estamos desarrollando ahora cuentan con hasta cinco genes de resistencia y cada año mejoramos en este aspecto”, Mauro Pizzuto, director de VCR para España.


“Se están plantando más variedades resistentes en Francia que en España o Italia. Existen muchas restricciones burocráticas. Parece que esta tendencia está cambiando.”, contaba Pizzuto.


En esta línea se mostraba también Miguel Tubio, director técnico de Bodegas Martín Codax: “En Galicia tenemos grandes problemas con plagas como el oídio y el mildiu. Estamos aplicando actualmente hasta 14 tratamientos. La sostenibilidad ambiental y la reducción de tratamientos son aspectos muy importantes actualmente en la viticultura. Hay que revisar la legislación y ver en qué puntos se puede mejorar en esta línea”.


En este sentido, Tubio destacaba la necesidad de “abrirse a nuevas selecciones varietales o nuevas hibridaciones que puedan reducir tratamientos, garantizar producciones, solventar el problema del grado, entre otras cuestiones”.


Producción ecológica


Un ejemplo de producción ecológica es Menade. Ellos apuestan por una ‘viticultura lógica’, explicaba Marco Sanz: “Deberíamos hacer una viticultura lógica: elegir el terreno, la espaldera, los portainjertos, etc. Si nosotros controlamos los cultivos para saber cuándo llegarán los problemas a nuestros viñedos, seremos capaces de controlar mejor nuestros cultivos”.


En Bodegas López Cristóbal quieren apostar por el ecológico. Así lo ha contado


Galo López en el encuentro: “creo que podemos encontrar los mismos resultados en el control de plagas como el oídio mediante el control tecnológico y con tratamientos naturales”.


“En un futuro próximo, en esta zona vitivinícola de Castilla y León, todos nos vamos a ver abocados a apostar por el ecológico si no queremos perder cuota de mercado”, añadía.


Si bien es cierto que la certificación ecológica supone llevar a cabo numerosos trámites burocráticos, “lo bueno de la certificación ecológica es decirle al comprador y a los distribuidores que estás haciendo las cosas con respecto a unos parámetros fijos”, explicaba María Ángeles González, directora general de NOGAM.



Desarrollo de nuevas variedades a partir de variedades locales


Hemos trabajado mucho para dar al mercado un futuro nuevo. Hemos llegado a conseguir unas vinificaciones de calidad igual o mejor a las elaboradas con las variedades locales, pero que no han pasado de considerarse vino de mesa en ciertos lugares”, se lamentaba Mauro Pizzuto.


“Otra batalla que librar es la de las denominaciones de origen. Habrá que abrir el debate de incluir en las denominaciones variedades modificadas”, destacaba Enrique Baraja.


En este sentido El camino no es solo de cruce o hibridación, si no trabajar en variedades con una pequeña manipulación genética que permitirá a muchas variedades mantener su nombre. Esto permitirá solventar los problemas burocráticos con las denominaciones de origen.